Martes | Torek

13°

      Día del deporte esloveno

      Podcast | Noticias de Eslovenia

Falleció Boris Pahor a sus 108 años de edad, uno de los escritores eslovenos más traducidos

Buscar por

Por: Redacción Sloveniacast | Foto: BoBo, Portal Multimedia de la Radiotelevisión de Eslovenia.

Boris Pahor, que vivió los peores momentos del siglo XX y dedicó su vida a la búsqueda de la verdad, ha llegado al final de una larga vida. Tenía 108 años. Pahor ha fallecido hoy en su domicilio de Trieste, según ha informado esta mañana Radio Eslovenia.

Con su obra literaria, por la que recibió numerosos premios, Pahor llevó la literatura eslovena al mundo, y con su incansable testimonio dio a conocer, sobre todo a las generaciones más jóvenes, la amarga y difícil experiencia que le marcó muchos de los trágicos destinos del siglo XX. Se le ha descrito como un ejemplo vivo de la experiencia de los tres totalitarismos del siglo XX: el fascismo, el nazismo y el comunismo.

Conoció el fascismo a una edad temprana en su Trieste natal, donde, siendo un niño de seis años, vio desaparecer el Narodni dom entre los dientes ardientes del odio. Fue testigo de esta incomprensible maldad como recluso en un campo unos veinte años después, y posteriormente sufrió injusticias en Yugoslavia, donde su trabajo pasó desapercibido durante muchos años.

Sólo en las últimas décadas la presencia de Pahor en Eslovenia ha experimentado un renacimiento. Muchas personas querían escuchar la difícil historia del escritor, y él mismo, a pesar de su avanzada edad, era consciente de la necesidad de hablar. Dondequiera que hablara, no perdía tiempo en contar lo que había visto y soportado en su vida, para que todo el mundo supiera cómo “los libros tenían que arder en nuestro país y estábamos sin idioma”, cómo “el miedo era nuestro pan de cada día”, y sobre los campos, “puestos de avanzada de un mundo perdido”.

Le movía principalmente concienciar a las nuevas generaciones sobre los escollos de la sociedad y construir un futuro mejor. En su novela más famosa, Necrópolis, escribió que “tarde o temprano tendremos que tener un Collodi moderno para contar la historia de nuestro pasado a nuestros hijos. La cuestión es quién se atreverá a acercarse al corazón del niño de tal manera que no sea herido por la maldad, pero que al mismo tiempo sea protegido de las tentaciones del futuro”. Consciente de la importancia de esta tarea, asumió la pesada carga y difundió sus pensamientos y experiencias entre los jóvenes, viendo en su papel activo la posibilidad de cambiar el mundo.

Boris Pahor nació el 26 de agosto de 1913 en el seno de una familia eslovena en Trieste, durante el Imperio Austrohúngaro. Un año después, el mundo se vio envuelto y cambió radicalmente por la tormenta de la Primera Guerra Mundial. En 1920, cuando tenía seis años, fue testigo del incendio del Narodni dom, Hogar Nacional Esloveno en Trieste. La juventud de Pahor estuvo marcada por la privación de su lengua eslovena materna y por vivir en un entorno multiétnico, y fue testigo del crecimiento de la ideología fascista y nacionalista en Italia y Europa. Tras la capitulación de Italia, regresó a Trieste en 1943 y se unió al Frente de Liberación de Eslovenia, pero en enero de 1944 fue detenido por los domobranci y entregado a las autoridades alemanas. A finales de febrero, tras ser interrogado y torturado como prisionero político, fue enviado al campo de concentración nazi de Natzweiler-Struthof, en las montañas de Alsacia (Francia), donde murieron 22.000 personas.

Con información del Portal Multimedia de la Radiotelevisión de Eslovenia.

Inicio
Noticias
Podcast
Archivo
Donar
error: Contenido protegido | Zaščitena vsebina